TERCER TIEMPO

abril 7, 2013 Comentarios desactivados en TERCER TIEMPO
TERCER TIEMPO

La administración del deporte en el Peru necesita un cambio de giro radical

 

Por: Freddy Ames (Pdte. Club Coopsol)

Para desarrollar el deporte en el Peru y hacer de este un medio de vida y generar un sentimiento de orgullo producto de los triunfos a nivel internacional que se puedan obtener,  necesitamos formulas creativas que involucren al inversionista privado.

Es publico que solo el aporte del estado no basta, podemos contar con los dedos de la mano las veces que atletas o equipos representando al Peru a lo largo de la historia han obtenido medallas olímpicas o campeonatos mundiales, que recordemos en voleibol una medallas olímpica y un subcampeonato mundial y en tiro tres medallas olímpicas, en total cuatro medallas; mientras tanto los Estados Unidos de Norteamérica en el mismo periodo e tiempo ha obtenido 2,268 medallas olímpicas, la diferencia es abismal, inclusive con Colombia, país similar al nuestro, ellos han obtenido 19 medallas olímpicas.

Esta demostrado entonces que los diferentes gobiernos de nuestra patria en la era republicana no han aportado nada o casi nada para el desarrollo del deporte y peor aun para el de la alta competencia, seguir esperanzados en el estado como administrador de recursos generara desazón y como hasta hoy ademas corrupción e ineficiencia, y para aparentar que los dirigentes trabajan estaremos observando cada cierto tiempo a delegaciones deportivas que salen del país con lindos uniformes y sin ninguna posibilidad de triunfo alguno, pero si muy predispuestos a gozar de unas gratas vacaciones que les cayo del cielo.

El sistema actual esta obsoleto y no sirve, la administración del deporte en el Peru debe pasar íntegramente a manos del sector privado, que sean las instituciones creadas para este fin que administren los recursos del estado pero mediante reembolsos posteriores luego de demostrar que han cumplido objetivos y con un premio adicional importante fuera de presupuesto por haber logrado una medalla olímpica, un campeonato mundial, un campeonato panamericano o sudamericano.

El IPD pasaría a ser una institución fiscalizadora y de seguimiento de la labor que realizan las empresas administradoras deportivas, eliminaría su frondosa burocracia plagada de dirigentes mediocres.

El fútbol pese a sus escasos triunfos a nivel internacional es un ejemplo donde el estado no aporta un cobre y este subsiste, imaginemos por un instante que el estado destina para el equipo campeón de la Copa Libertadores de America cuatro millones de dólares y el doble para el campeón mundial de clubes, les aseguro que en menos de tres años tendremos a un campeón; el estado no invirtió nada en el proceso, pero si fue testigo del éxito y lo premio.

Esta es la filosofía de los ganadores, premia el esfuerzo, premia el triunfo, diferente a la filosofía actual que es invierte para seguir siendo mediocre.

Esperamos que algún día pasemos de ser un país subdesarrollado de ideas a otro que rompió paradigmas y salió a flote.

Entradas relacionadas

Comments are closed.